Select Page

3 Él, que es el resplandor de su gloria, la imagen misma de su sustancia y quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder, Hebreo 1:3-4 (RV1995)

El Señor Jesús nunca nos dejará de maravillarnos. Este versículo nos enseña que no hay límite para el poder del Señor Jesucristo.

El sustenta, sostiene todo con la palabra de su poder. Con su misma palabra lo creó todo. El dijo hágase la luz y se hizo. De la nada hizo algo y lo puso sobre la nada (Job 26:7). Grande es el Señor.

Imagínese a ese Señor de señores, al Rey de reyes que con su grandeza el cual el Salmo 104 nos dice: “el que se cubre de luz como de vestidura, que extiende los cielos como una cortina,” se decidió venir para servirte. ¿Alguna vez usted ha escuchado a un gobernante hacer eso?. A un Rey que se arrodille para limpiar los pies de otros. ¿Alguna vez usted ha visto a un Rey identificarse con los suyos?

Pues ese es el Señor Jesucristo. El dice lo siguiente:

45 porque el Hijo del hombre no vino para ser servido, sino para servir y para dar su vida en rescate por todos. Marcos 10:45 (RV1995)

¿Sabía que ese fue el objetivo del Señor? Y así lo hizo. El Señor vino y dio su vida por la humanidad. Y el ahora solo le pide que crea en lo que Él hizo. Es decir que vino, y murió en la cruz del calvario por nuestros pecados. Para reconciliarnos con Dios. Dios es amor y aborrece al pecado pero envió a su hijo para salvarnos de nuestros pecados y del mal que vive en nosotros. Y el problema es que si uno no ha sido salvo entonces toma parte con el Mal. Pero Jesús vino a salvarnos del mal y reconciliarnos con su Padre.

Pero volviendo a nuestro texto inicial, El todopoderoso quiere sostenerte. Tal como sostiene el sol, la luna, las estrellas, el universo, todo! El quiere ser su sustento. Así mismo el vino a darte la buena noticia que te quiere amar con todo su poder. Y amigo y amiga, el poder del Señor es grande. Tanto así que venció la muerte y pagó la deuda que jamás hubiéramos nosotros podido haber pagado. Tan grande es su poder. Y de igual de grande es su amor.

Medita en eso.

Dios te ama. Cree en Cristo.