Select Page

42 Cuando el filisteo vio a David, no lo tomó en serio, porque era apenas un muchacho, rubio y de hermoso parecer. 43 El filisteo dijo a David:
—¿Soy yo un perro, para que vengas contra mí con palos?
Y maldijo a David invocando a sus dioses. 44 Dijo luego el filisteo a David:
—Ven hacia mí y daré tu carne a las aves del cielo y a las bestias del campo
(1 Samuel 17:42-44 RVR95)

La historia de David y Goliat es famosa. David es un joven pastor quien respondió al llamado y reto de Goliat de pelear contra El. Los Israelitas estaban asustados, y de los muchos que estaban adiestrados a la batalla parece que ninguno quería pelear contra este gigante.

Este gigante medía aproximadamente unos diez pies de alto y en efecto ocupaba su estatura, y su carácter para intimidar a cualquier hombre. Parece que este hombre utilizaba su mal carácter para poder arreglar cualquier enfrentamiento y su fuerza era su arma principal. No tenía miedo en desaparecer su problema con asesinar a quien se le parara en frente.

Goliat era arrogante y patán egoísta y solamente buscaba la gloria de si mismo. ¿Alguna vez ha conocido a alguien así?

Pero hubo un joven, David, el decidió enfrentarse ante Goliat. Lo interesante es que David no era un militar, sino que un pastor de ovejas. Era quizás de promedio en altura y no sabía utilizar una espada, porque el mismo nos dice en 1 Samuel 17:39:

Y dijo David a Saúl:
—No puedo andar con esto, pues nunca lo practiqué

En experiencia, en fuerza humana, David estaban llevando a cabo una misión suicida. Goliat sin duda lo iba a derrotar.

Pero he aquí la gran sorpresa:

David le dice: —Tú vienes contra mí con espada, lanza y jabalina; pero yo voy contra ti en el nombre de Jehová de los ejércitos
(1 Samuel 17:45 RVR95)

La Biblia nos cuenta como terminó la batalla y es aquí es donde nos sorprendemos, porque el chavalo David, venció al gigante con sola una piedra que lanzó con su honda. Una pedrada certera que le dio a Goliat en la frente, fue como venció David a Goliat.

Podemos sacar muchas cosas de esta historia. Y la gente suele utilizarla para proponerse a vencer a los gigantes que acechan sus vidas. Por ejemplo: he escuchado decir que “el cáncer es un gigante que si le pedimos ayuda al Señor lo venceremos”. “El pago de nuestras facturas son gigantes que debemos de derrotar con la ayuda del Señor.” “La vida es un gigante ante la cual temblamos y debemos pedirle al Señor que nos ayude a vencerla”. Pero si los problemas son los gigantes entonces estaríamos implicando que nosotros somos los David en las historias de las batallas de los gigantes.

Pero quiero animarle que no piense así. Porque no creo que la escrituras nos dicen que los problemas o situaciones son nuestros gigantes.

David, es un prototipo de Cristo. Cristo, el buen pastor vino a buscar a sus ovejas y derrota al pecado, y por eso derrota la muerte también. Derrota el poder de las tinieblas que tiene acaparado al mundo. Cristo vino a salvar a la humanidad del gran pecado que está acechando a los hombres. David dijo que vino con el poder de Dios, y Cristo es el enviado de Dios, El verdadero hijo de Dios.

40 Y esta es la voluntad del que me ha enviado: que todo aquel que ve al Hijo y cree en él tenga vida eterna; y yo lo resucitaré en el día final. (Juan 6:40 RVR95)

Pero algo más, si David es un prototipo de Cristo, es decir el Salvador, ¿Quiénes entonces son los gigantes? Yo le diré quien es el gigante: ¡Usted y yo! Nosotros somos nuestros mismos gigante. Jesús vino a matar el gigante de nuestros corazones para darnos vida. Yo soy Goliat y necesito a Cristo que me vuelva a hacer. Que me ayude a poder renacer, que mate el corazón goliático que tengo para que me de uno nuevo, un corazón cristiano.

Cristo es mi Salvador, y antes yo como un Goliat necesitaba que el viniera a derrotarme.
Y gracias a Dios que así lo hizo a través de Jesús cuando perdonó mis pecados y me arrepentí.

Le pido que piense y recapacite. Cristo venció al pecado, mi pecado, su pecado, venció a la muerte, mi muerte, su muerte, y nos da vida eterna.

¡Gracias Cristo!